El proceso de creación

Detrás de cada pieza bordada, hay una preparación previa que es tan importante como el mismo bordado. Te lo cuento a continuación:

- Lo primero de todo es hacer el diseño por ordenador. Para mí es básico este paso porque va todo el espacio medido al milímetro y así luego no hay errores de falta de espacio, o que algo no quede bien, etc.

- Una vez que está el diseño bien definido, lo imprimo y lo paso a la tela. La tela también va preparada, bien lavada y planchada antes de transferirle el dibujo. El dibujo lo paso usando un papel especial para calcado textil. Una vez calcado, le colo el bastidor, lo aprieto bien y ya tengo mi labor lista para empezar a bordar.

- Muy importante es elegir bien la paleta de colores. Cuando son encargos personalizados, eligo los colores con la persona basándome en los colores de su boda, en una fotografía, en un rincón a decorar, etc. Definir la paleta de colores es el paso final antes de empezar el bordado.

- Una vez que está todo listo, ya es el momento de bordar. Cada pieza tiene su tiempo y su complejidad. Recuerda, ¡está bordado a mano!.

- Cuando finalizo el bordado, recorto la tela sobrante y cierro el bastidor. Cerrar el bastidor es cubrir la parte de atrás con una pieza de fieltro, para rematar el trabajo y que no se vean las puntadas y los nudos. Así queda más estético.

Y así, en término generales, ese es el proceso creativo y de elaboración que hay detrás de cada pieza bordada. Es un trabajo meticuloso que lleva su tiempo, pero que es fundamental para que el resultado sea excelente.

¿Pensabas que había tanto trabajo en cada pieza? ¿Cómo te gusta terminar tus bordados o cómo te gusta verlos terminados?

All comments

Leave a Reply

subir